"Vivir en el mundo sin conocer las leyes de la naturaleza es como ignorar la lengua
del país en el que uno ha nacido"


Hazrat Inayat Khan (místico musulmán sufí)
(ir a la pagina general)

- Paternidad, hermafroditismo, transexualidad y ADN


¿Puede un hombre con el grupo sanguíneo 0 ser el padre de un hijo con el grupo AB? ¿La identificación de una persona por el análisis de ADN es totalmente segura? ¿Puede darse verdadero hermafroditismo en humanos?, es decir, ¿puede haber personas con ambos sexos? ¿Puede la Genética explicar la transexualidad?

Aunque de forma muy poco probable, i) un persona con grupo sanguíneo 0 puede ser el padre legítimo de un descendiente con el grupo AB, ii) la identificación por ADN puede dar una conclusión errónea, iii) existen algunas personas con ambos sexos y iv) se ha demostrado la transexualidad de algunas personas por causas puramente genéticas. Estas situaciones no sólo se pueden dar, sino que hay algunos casos bien estudiados en la literatura científica. Les cuento algunos.

A principios de la década del 2001 se dieron en EE. UU. los casos de Lydia Fairchild y Karen Keegan que fueron muy mediatizados. Lydia Fairchild estaba embarazada de su tercer hijo cuando se separó de su pareja. Al no poder mantener a sus hijos, optó por solicitar ayuda estatal para lo que tenía que presentar las pruebas de que era la verdadera madre de los dos hijos que tenía. El análisis de ADN comprobó que era imposible que ella fuera la madre de esos niños. Un resultado normal hubiese sido que los hijos llevasen la mitad de sus genes de origen materno y la otra mitad de origen paterno. Dado que los niños no llevaban ningún gen de la supuesta madre quedaba descartado su parentesco. Por este motivo el fiscal presentó una demanda judicial contra la madre por fraude ya que pensaba que la identificación por ADN era siempre totalmente segura. Incluso la declaración favorable del médico que atendió a la Sra. Fairchild en sus dos partos no fue aceptada por la corte.

El juez, perplejo por las pruebas contradictorias, ordenó que en el parto del niño que esperaba estuviese presente un testigo y que se le extrajera sangre inmediatamente para su análisis genético. Mientras tanto se obtenían las pruebas y fallaba el jurado, los dos hijos mayores fueron puestos bajo custodia estatal.

El resultado del análisis del hijo recién nacido le llevó finalmente a la cárcel. El bebé no tenía ninguna relación genética con la supuesta madre aunque sí era hijo de su pareja. Estos resultados llevaron al fiscal a sospechar en un caso de embarazo de alquiler del embrión de otra mujer que había sido fecundada por la pareja de Lydia, lo que podría concluir, incluso, en un caso de criminalidad.

Mientras estos hechos sucedían, en el otro extremos de los EE. UU. se estaba dando un caso parecido que fue publicado en 2002 y el azar hizo que llegase a las manos del juez.

En este caso paralelo, Karen Keegan, de 52 años, había tenido tres hijos con el mismo marido. A consecuencia de un fallo renal, y para preparar un transplante de riñón, se realizó un estudio de histocompatibilidad entre sus familiares más directos para ver quién podría ser el donante más idóneo.

Empezaron por sus tres hijos. La señora esperaba con ansiedad y alegría quién, de sus hijos, sería el que le daría el órgano que ella gestó. La alegría se convirtió en pesadilla cuando el equipo médico le informó que los análisis que habían realizado indicaban que no era la madre de sus dos primeros hijos. Ella tenía, según el análisis de antígenos HLA en sangre, el genotipo 1,3 (es decir, tenía en las dos copias del gen HLA los alelos que numeraron por simplificar 1 y 3) y el marido tenía los alelos 5 y 6. Los gametos de cada progenitor llevarían un solo alelo que al fecundarse darían las siguientes posibles combinaciones de genotipos en sus hijos: 1-5, 1-6, 3-5 y 3-6. Sin embargo, el genotipado de los hijos dio: 2,5, 2,5 y 1,6.

Dado que los tres hijos tenían uno de los alelos de probable origen paterno, era difícil sospechar en una infidelidad. Por ello el médico que le atendía puso el caso en conocimiento de un genético que sugirió que Karen podría ser una quimera. Un quimera es un ser vivo que contiene células con dos identidades genéticas distintas, con genomas distintos. Estas quimera se pueden formar por la unión de dos huevos fecundados o dos embriones en una misma entidad para dar a un ser vivo formado por células mezcladas con dos genomas diferentes.

Pincha para verlo a mayor tamaño
Para comprobar si Karen era una quimera estudiaron muestras de otros órganos (mucosa bucal, pelo, piel, tiroides y riñón) usando varios métodos (HLA, cariotipo, hibridación in situ y 22 STR de 16 autosomas y uno del cromosoma X). Los resultados fueron que en todas las muestras las células tenían un cariotipo normal de 46 cromosomas y entre ellos dos cromosomas X (que se simplifica con la anotación 46XX) y que la hibridación in situ indicaba que todas eran células diploides normales. La única diferencia fue que en todas las muestras, excepto en la sangre, existían dos parejas de tipos de antígenos, unas células eran 1,3 y otras eran 2,4.

La explicación fue, por tanto, que Karen era una quimera con dos tipos genéticos de células, muy probablemente causada por la fusión de dos cigotos originados por dos óvulos distintos fecundados independientemente. En el dibujo se muestra la genealogía.

La conclusión de este trabajo llevó a los médicos de Lydia a realizar un análisis similar en diferentes órganos. En las diversas muestras tomadas no se encontraron células con genomas distintos. Finalmente encontraron un genoma distinto al del resto del cuerpo en las células de la cérvix, demostrando que, efectivamente, la explicación era que Lydia era, también, una quimera, pero sólo en sus órganos reproductivos.

La forma más frecuente de formación de una quimera humana se puede dar tras la fecundación de dos óvulos, producidos en una misma ovulación, por distintos espermatozoides y la fusión de los dos cigotos recién formados o tras algunas divisiones iniciales, por lo que se denominan también como quimeras tetragaméticas. Otros orígenes posibles de una quimera son: la unión de un oocito secundario y el primer cuerpo polar fecundados, la unión de un óvulo y un primer cuerpo polar fecundados, la unión de un óvulo y un segundo cuerpo polar fecundados, la de un óvulo fecundado, o cigoto, y una célula partenogenética, o por la fecundación doble de un óvulo con dos núcleos.

También se pueden producir microquimeras, que se denominan así por la presencia de un número muy reducido de células genéticamente distintas a las del resto del organismo. Parece que muchos recién nacidos poseen algunas células de origen materno, pero estas células se van perdiendo gradualmente durante el crecimiento. Las madres, también, frecuentemente tienen algunas células de sus hijos y en algunos casos, se puede dar transferencias de células entre hermanos a través de las células que quedaron retenidas por la madre de un embarazo anterior.

La gran mayoría de las quimeras humanas no son conscientes de su estado ya que pueden ser totalmente normales. Los primeros casos de quimerismo, y los que con mayor frecuencia se han estudiado por ser los más fáciles de detectar, son los denominados hermafroditas verdaderos.

Aunque algunos autores mencionan el primer caso de supuesto quimerismo el de una holandesa que fue expulsada en 1950 del equipo nacional de atletismo por rechazar la realización de un análisis del sexo que era obligatorio (aunque nunca fue bien estudiada, parece que posteriormente se encontró que algunas células de su cuerpo llevaban la constitución XY), el primero en ser estudiado y publicado fue el de una mujer que tenía dos tipos diferentes de células sanguíneas. Este tipo de quimerismo parece ser el más frecuente.

El primer caso publicado de quimera hermafrodita fue el de un varón nacido de una mujer a la que se le había implantado tres embriones obtenidos por fecundación in vitro de los que creció un único feto. Al nacer se vio que era un varón que tenía el testículo derecho normal y el izquierdo no descendido. A los 15 meses una exploración quirúrgica reveló la existencia de un ovario con un tubo de Falopio unido a un útero incipiente que fueron escindidos. El cariotipo de las células sanguíneas dio dos tipos celulares diferentes, unas eran 46XY y las otras 46XX. El desarrollo físico y mental a los cuatro años era totalmente normal.

Al año siguiente se publicó el estudio de un caso similar iniciado al encontrarse la misma mezcla de células (unas 46XX y otras 46XY) en el líquido amniótico de una mujer embarazada. Al nacer el hijo se encontró en la sangre la misma mezcla de células y se observó un pene bien desarrollado y un sólo testículo en el lado izquierdo. A la edad de 6 meses, y tras una laparoscopia, se encontró en el lado derecho un ovario y útero que fueron extirpados como profilaxis. Más recientemente se ha publicado el mismo tipo de caso, en el que se pudo demostrar con técnicas mucho más sofisticadas la existencia de una quimera tetragamética con la mezcla de células con las constituciones cromosómicas 46XX y 46XY en un recién nacido con los órganos genitales de una hembra normal.

Si releéis el caso de Karen veréis que tuvo tres hijos, a los dos mayores les había transmitido el alelo 2 mientras que al menor le había transmitido el alelo 1. Dado que las células sanguíneas llevaban el genotipo 1,3 podemos concluir que los dos mayores fueron creados por la fecundación de un óvulo procedente de un ovario portador del alelo 2 mientras que el hijo menor procedía de un óvulo procedente del otro ovario cuyo genotipo tenía que ser el mismo que el de las células sanguíneas para transferir el alelo 1. Es decir, Karen era una hembra quimérica fenotípicamente normal y cuyos ovarios eran genéticamente diferentes.

La conclusión de estos estudios es que la presencia de células con genomas diferentes en una persona está causada, normalmente, por la fusión de dos cigotos fecundados cada uno por un espermatozoide diferente, o por la fusión de dos embriones (lo contrario a la gemelación), para dar un organismo con un quimerismo tetragamético. Estas personas son realmente la unión de lo que podrían haber llegado a ser dos personas diferentes con caracteres físicos y mentales bien distintos amalgamadas en una sola cuyos caracteres físicos, incluido el sexo, y mentales dependerán del genotipo que posea cada órgano. Esto puede llevar a situaciones caóticas como el caso de Cathy quien, según cuenta ella misma en su página web, su quimerismo bien le podría haber hecho desarrollarse con unos genitales masculinos y un cerebro femenino, por lo que ella siempre se sintió mujer aún teniendo todo en su contra.

Otras implicaciones de importancia estarían relacionadas con la idea de algunos grupos religiosos de dar la consideración de persona desde el mismo momento de la fecundación del óvulo por el espermatozoide, y con los mismos derechos que un nacido. Para estas personas ¿una quimera debería ser considerada como dos personas?

La existencia de un quimerismo no detectado podría ser la explicación de las personas que nacen en un "cuerpo equivocado", según expresión usada por muchas de ellas. La transexualidad causada por quimerismo sería la existencia de un cerebro, y por tanto una mente, con un determinado sexo biológico en una persona con unos genitales con distinto sexo biológico. Aunque distintos, ambos sexos, el mental y el genital, son igualmente biológicos, naturales, pero en esta dicotomía el mental siempre tiene más poder.

Cuando se buscan los significados de la expresión "transexual" o las interpretaciones de los comportamientos transexuales, generalmente se encuentran explicaciones sicológicas nada convincentes y, por añadidura, la Organización Mundial de la Salud sigue actualmente considerando a los transexuales como enfermos mentales. Nada menos que cinco grupos de enfermedades están relacionadas con el transexualismo según la OMS.

Casi siempre se menciona que "la mente va en una dirección contraria a su sexo biológico". ¿Por qué nunca se dice que los genitales van en dirección contraria a su sexo mental? ¿No es el cerebro el órgano que rige y regula todas las funciones vitales? Pues dejemos que sea el sexo del cerebro quien rija y regule cual debe ser el verdadero sexo de una persona.


REFERENCIAS
1. http://www.mymultiplesclerosis.co.uk/misc/chimera.html
2. Yu N. y col. 2002. Disputed maternity leading to identification of tetragametic chimerism. N. Engl. J. Med. 346:1545-1552.
3. http://en.wikipedia.org/wiki/Chimera_%28genetics%29
4. Brit. Med. J. 81, 1953.
5. Strain L. y col. 1998. A true hermaphrodite chimera resulting from embryo amalgamation after in vitro fertilization. N. Engl. J. Med. 338:166-169.
6. Amor D y col. 1999. 46XX/46XY at amniocentesis in a fetus with true hermaphroditism. J. Med. Genet. 36:866-869.
7. Malan V. y col. 2007. Prenatal diagnosis and normal outcome of a 46,XX/46,XY chimera: A Case Report. Human Reproduction 22:1037-1041.
8. http://gallae.com/cathy/
9. http://apps.who.int/classifications/icd10/browse/2010/en#/F60-F69  ver en esta página el grupo F64. Si no estás de acuerdo con esta consideración apoya la petición de que se eliminen las enfermedades relacionadas con el grupo F64, que comprende la transexualidad y relacionadas, en la siguiente dirección: http://www.change.org/es/peticiones/organizaci%C3%B3n-mundial-de-la-salud-oms-la-transexualidad-no-es-una-enfermedad-mental