"Vivir en el mundo sin conocer las leyes de la naturaleza es como ignorar la lengua
del país en el que uno ha nacido"


Hazrat Inayat Khan (místico musulmán sufí)
(ir a la pagina general)

- La falacia de los clones

Los medios de comunicación, las novelas y el cine se han esmerado en decirnos que un clon es un individuo totalmente idéntico al donante de la célula de donde se tomó el núcleo para dar el genoma del nuevo ser. A veces, incluso, ¡con su misma edad! Por los comentarios de muchas personas consideradas "entendidas" y, peor aún, de los políticos que influyen en las leyes, declaraciones y protocolos por lo que nos tenemos que regir todos, bien parece que sus conocimientos provienen de haberse informado en tales medios.

Creo que tanto unos como otros están equivocados. Estas son mis razones.

La clonación consiste en introducir el núcleo (donde se encuentra el genoma) de una célula de la persona que se quiere clonar, en un óvulo femenino (la célula reproductora de las hembras) al que se le ha eliminado su núcleo. Esta célula actuará como si fuese un cigoto o huevo formado por reproducción sexual y, si es implantado en el útero de una mujer preparada para la gestación, comenzará a dividirse y desarrollará un nuevo ser.

¿Será un clon copia idéntica del donante del núcleo?

Todos somos personas irrepetibles, únicas... ¿por los genes que nos han tocado en suerte?, ¿por el ambiente que nos ha moldeado?, ¿por el azar que interviene en procesos complejos?, ¿qué es lo que nos hace diferentes, únicos?

Lo primero en lo que se piensa es en los genes que hemos recibido de nuestros padres. Los mecanismos genéticos que tenemos para producir nuestras células sexuales dan lugar a una enorme variabilidad entre dos hermanos. Estas diferencias serán, lógicamente, mayores entre dos personas no emparentadas y serán tanto mayores cuanto más distantes sean los antepasados que éstas tengan en común. Estas diferencias genéticas son de tal magnitud que hacen imposible la existencia de dos personas iguales por mucho que dure nuestra especie.

La respuesta, por tanto, parece fácil ... si no fuera porque los hermanos gemelos, que comparten íntegramente sus genomas, se parecen mucho uno al otro pero son personas bien diferentes, tienen su propia personalidad e individualidad, gustos propios, caracteres distintos. ¿Podemos concluir que las características que usamos para vernos distintos a los demás, irrepetibles y únicos, no están en diferencias genéticas?

Tenemos muchos rasgos determinados totalmente por los genes (hormonas, metabolismo, color de la piel, forma de la nariz, de la boca, grupo sanguíneo, sexo, determinadas enfermedades, etc.), pero estas características no las usamos para definir la individualidad de una persona.

Muchos de nuestros rasgos, y en mayor medida los mentales, los relacionados con el comportamiento, deseos, gustos, carácter, aptitudes, etc., están determinados o influidos por genes cuyo funcionamiento tiene una mayor o menor influencia del ambiente. Estos genes pueden, además, expresarse de forma diferente, dar diferentes variaciones de su producto, las proteínas, que cumplen su función por sí mismas o dependiendo de las diferentes combinaciones con las que pueden interaccionar con otras proteínas dando lugar a una gran variedad de funciones diferentes. Es decir, tener los mismos genes no implica obligatoriamente tener las mismas funciones y, por lo tanto, los mismos rasgos.

Si los gemelos tienen su propia individualidad, unicidad, aún compartiendo genes y ambiente, parece que debemos pensar que las diferencias que nos hacen a cada uno de nosotros ser únicos e irrepetibles no están sólo en tener un genoma distinto al de los demás ni en habernos desarrollado en un ambiente diferente, sino que además están relacionadas con la variabilidad intrínseca de la expresión de los genes y con las múltiples combinaciones e interacciones que las proteínas pueden llevar a cabo para su funcionamiento.

El clon y el donante del núcleo compartirán el mismo genoma que se encuentra en el núcleo de cada una de sus células pero, como acabo de mencionar, tener los mismos genes no significa obligatoriamente tener los mismos rasgos. Así mismo, el clon nunca compartirá con el donante otros elementos imprescindibles en el desarrollo de este nuevo ser que menciono a continuación.

En primer lugar, todo el funcionamiento celular durante las primeras divisiones del huevo está determinado por las proteínas (por los genes, por tanto) de la donante del óvulo que, a buen seguro, no será la madre del donante del núcleo. Estas primeras divisiones son cruciales para el desarrollo del embrión.

En segundo lugar, el funcionamiento de los genes que se encuentran en el núcleo depende en buena medida de su interacción con el citoplasma que lo rodea y que, como indico en el punto anterior, no es el mismo que el citoplasma del donante del núcleo.

En tercer lugar, junto con el citoplasma, el óvulo materno lleva las mitocondrias (orgánulos donde se lleva a cabo el metabolismo energético de la célula y que tienen su propio genoma aunque muy reducido) teniendo todas las mitocondrias de cualquier persona un origen materno. Todas las mitocondrias del clon, por tanto, tendrán su origen en el óvulo de la donadora y no serán iguales a las del donante del núcleo.

En cuarto lugar, en la formación de un individuo tiene una enorme influencia la interacción del ambiente intrauterino con el desarrollo del embrión y luego del feto, influencia que nunca se podrá repetir incluso en la misma gestante, más aún cuando la gestante del clon no es la misma que la madre del donante.

En quinto lugar, el desarrollo de cualquier persona está muy influenciado por su interacción con el ambiente que le rodea, cuidados, alimentación, educación, estilo de vida, etc., que, de nuevo, nunca podría ser igual al que influyó en el desarrollo del donante.

La conclusión la puede sacar hasta mi abuelita. Si dos gemelos, que, además del genoma, comparten todos estos factores que influyen en su desarrollo, son tan únicos, diferentes, especiales, ¿quién puede pensar que un clon será igual al donante de "exclusivamente su núcleo"?

Si algún día se llevase a cabo la clonación reproductiva humana, que estoy seguro se hará, yo vaticino que los clones se parecerán muy poco a sus donantes del núcleo y se acabará tanta tontería con la "protección de la dignidad humana", ya que tan digno será el concebido por clonación como lo son los nacidos por una concepción compartida (gemelos) o individual. Será la mejor solución para las parejas estériles que preferirán un hijo propio, con todos sus genes de uno de los padres, a la fecundación in vitro con la mitad de sus genes de un donante anónimo o uno en adopción. Con el tiempo desaparecerán los agoreros que vaticinan los grandes problemas que tendrían estas personas. Acuérdese lector, si tiene los años para ello, de los terribles problemas que, algunos adivinos pronosticaban, tendrían los "niños probetas" cuando en 1978 se empezó la fecundación in vitro. Hoy más de cinco millones de personas en todo el mundo viven felices gracias a haber sido concebidas con esta técnica.

Consecuentemente, estoy en completo desacuerdo con las consideraciones que llevaron al Comité de Ministros del Consejo Europeo, el 6 de noviembre de 1997, a redactar el Protocolo para la Protección de los Derechos Humanos y la Dignidad Humana en Relación con la Prohibición de Clonar Seres Humanos, donde en el preámbulo mencionan " la creación deliberada de seres humanos genéticamente idénticos es contraria a la dignidad humana" y finalizan el preámbulo diciendo que su "fin es proteger la dignidad e identidad de todos los seres humanos". Igualmente, la Declaración Universal sobre el Genoma y Derechos Humanos, aprobada por la UNESCO el 11 de noviembre de 1997, dice en su artículo 11 "No deben permitirse las prácticas que sean contrarias a la dignidad humana, como la clonación con fines de reproducción de seres humanos".

Por alguna razón que no explican en ningún sitio, las personas que se dieron cita en ambos comités le negaron la dignidad humana a los posibles futuros clones. Algún día tendrán que pedirles disculpas, pero eso nunca se lo he visto hacer a ningún político.


No hay comentarios:

Publicar un comentario